Siempre Informado

Posted by: tallink Category: Verde Comments: 0 Post Date: 11 enero, 2019

Juegos de familia al aire libre

¿Recuerdas cuando eras niño y salías a jugar con tus amigos al parque? Juegos como escondite, el gato y el ratón, saltar a la cuerda, entre muchos otros, hacían parte de nuestras rutinas de entretenimiento. Sin embargo, en la actualidad predominan los juegos electrónicos que puedas descargar en una tablet o celular, olvidándote de respirar aire puro y practicar actividades al aire libre. ¿Quieres volver a los juegos de antes? Enséñale a tus hijos cómo te divertías hace unos años, retoma estas actividades y recuerda que estos pasatiempos te ayudan a conectarte con la naturaleza. A continuación Bacterion te trae algunos de los juegos clásicos y sus aportes al desarrollo infantil:

El escondite: la dinámica es muy simple. Un integrante con los ojos cerrados cuenta hasta un número acordado por todos, mientras los demás se esconden. Al terminar de contar, este debe salir a buscar a sus compañeros, ayudando al niño con la interacción y reconocimiento del otro.

La rayuela: no solo ayuda a que los niños aprendan a contar; físicamente aporta al fortalecimiento muscular y al equilibrio. Este juego consiste en dibujar en el suelo un esquema compuesto por 10 cuadros numerados. Cada integrante debe lanzar una piedra a uno de estos. La idea es que salten en una sola pierna dentro de todos los cuadros, de ida y vuelta, recogiendo la pIedra en el camino. Quien complete todos los cuadros sin caerse gana.

La gallinita ciega: para este clásico de los juegos infantiles se requiere un mínimo de 4 niños en el que uno debe cubrirse los ojos y dar vueltas sobre sí mismo. Después debe buscar a sus compañeros y al encontrarlos a todos gana; este juego ayuda a afinar los sentidos del olfato tacto, audición y afianzar el sentido de la ubicación.

El juego ayuda a los niños a desarrollar diferentes capacidades que a futuro serán cruciales, tales como desarrollo sensorial y mental, debido a que constantemente están en contacto con texturas, colores y formas, despierta la creatividad e imaginación y aporta al conocimiento del ser, su cuerpo, entorno y límites; por estas razones es importante poner en práctica los juegos al aire libre.