Posted by: tallink Category: Sin categoría Comments: 0 Post Date: 4 agosto, 2020

CONOCE LA HISTORIA DEL TINTE PARA EL CABELLO

Hoy Luminance quiere invitarte a un viaje al pasado, un pequeño recorrido guiado por la historia del tinte para el cabello. No creas que nuestras ganas de sentirnos hermosas y de lucir los mejores colores es algo de ahora…¡Para nada! De hecho, la aplicación de diversas sustancias sobre el cabello para cambiar su coloración está documentada desde tiempos inmemorables. Así pues, empecemos este recorrido y conozcamos un poco más sobre qué tipo de ingredientes se han utilizado a través del tiempo y cómo ha evolucionado la técnica de la coloración que tanto amamos.

Antiguas civilizaciones

Algunos de los primeros datos que se tienen sobre la historia del tinte para el cabello provienen de los galos y sajones, los cuales pintaban sus cabellos y piel para infundir temor en sus enemigos y dejar claro su rango jerárquico. Los asirios también emplearon estas técnicas, pero lo hacían con la coloración de su barba, al teñirla de color negro.

Hasta este momento, los primeros tintes fueron diseñados para oscurecer el cabello, pues aún no se descubrían métodos para aclararlo. Los egipcios, reconocidos por sus múltiples hallazgos y rituales de belleza, incluían esta práctica de coloración dentro de sus costumbres, y como ingredientes implementan el kohl y la pasta de henna. Los griegos, los cuales también tenían una gran interés en el cuidado capilar, de la misma forma empleaban la henna para esta aplicación.

(Imagen tomada de: https://lubellamiadotcom.wordpress.com/2016/06/03/el-origen-de-la-coloracion-capilar/)

La civilización romana fue un poco más allá. Sus mujeres lograron incorporar el proceso de decoloración del cabello, gracias a las influencias de las esclavas galas, quienes lucían un cabello rubio. El proceso de decoloración consistía en la aplicación de una pasta preparada con cenizas de madera de haya y sebo de cabra. Previo a esto, para teñir su cabello utilizaban sales de plomo y diversos extractos de plantas como la corteza de nuez, bayas negras y también la ya famosa henna.

Renacimiento y Barroco

Durante el Renacimiento, según los datos que se encuentran, fue en Venecia donde se dio origen a la técnica de decoloración del cabello por medio de una aplicación de sosa natural, la cual previo a su aplicación se exponía al sol durante horas. Este método rápidamente fue extendido por todo Europa, teniendo una especial acogida en Francia. Las técnicas de coloración se daban gracias a la maceración y extracción de plantas, raíces y cortezas de árboles.

En la época barroca, a parte de la costumbre de utilizar pelucas, era frecuente la aplicación de tintes para el cabello, utilizando extractos obtenidos por maceración y cocción de plantas como ruibarbo, musgo, nuez de agalla, corteza de abedul y otras plantas. Otro método empleado era dejar secar las plantas, trocearlas y mezclarlas con cenizas de corteza de árbol. Luego de obtener el polvo proveniente de la maceración de estos ingredientes, se procedía a mezclarlo con agua caliente hasta alcanzar una pasta, la cual se aplicaba en el cabello y se dejaba durante horas.

(Imagen tomada de: https://gladiatrixenlaarena.blogspot.com/2016/06/cuidado-personal-de-la-mujer-romana.html)

Siglo XIX

A mediados del siglo XIX se introdujo el nitrato de plata como producto para teñir el cabello, pero el gran avance en la coloración capilar realmente llegaría en el año de 1840 con el descubrimiento de las anilinas. Estos colorantes se habían empezado a usar en la tinción de pieles.

En 1860 se introduce por primera vez el agua oxigenada- o también conocida como peróxido de hidrógeno- en la cosmética capilar para la realización de decoloraciones. Gracias a investigaciones sobre las propiedades decolorantes del peróxido de hidrógeno, se descubrió que este era más suave y seguro que los procesos anteriormente empleados. A esta agua oxigenada se le conocía como el agua dorada de la fuente de la juventud y su empleo se hizo popular rápidamente.

Fue en 1863 cuando Haussmann descubrió las propiedades de coloración de la parafenilendiamina (PPD), elemento que se convirtió en el ingrediente principal de los tintes permanentes.

Siglo XX

Los primeros años del siglo XX están marcados por la rápida evolución en la coloración capilar. En 1907 en Francia se dio el lanzamiento de los tintes líquidos, los cuales eran soluciones de colorantes en agua, donde la coloración final se obtenía gracias a la oxidación de los colorantes por la acción del oxígeno del aire. A esta técnica previamente se le adicionó una cantidad de alcohol y de amoniaco, que aumentó la eficacia del producto y mejoró los resultados de la aplicación

La creación de los tintes como los conocemos hoy en día se la debemos al químico Francés Eugéne Schueller, quien comenzó a estudiar y probar con productos químicos e inofensivos, y basó su fórmula en la parafenilendiamina. Schueller nombró a su primer producto exitoso Auréole y comenzó a vender sus tintes directamente a los peluqueros franceses. En 1909, estableció la Société Francaise des Teintures Inoffensives pour Cheveux – en español Sociedad francesa de tintes para el cabello inofensivos- , que posteriormente fue renombrada como L’Oréal.

(Imagen tomada de: https://lubellamiadotcom.wordpress.com/2016/06/03/el-origen-de-la-coloracion-capilar/)

 

Esperamos que hayas disfrutado de este recorrido. Ahora sabes que gracias a todos estos avances, en la actualidad contamos con el Kit de Coloración como Luminance, el cual cuenta con un Sistema 3 Plus, que te acompaña en el proceso de coloración con triple protección, gracias a sus dos tratamientos pre-tratamiento y post color.

Fuente:
https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-tintes-capilares-evolucion-historica-situacion-13112892#:~:text=El%20gran%20avance%20en%20coloraci%C3%B3n,de%20las%20anilinas%20en%201840.&text=Fue%20en%201863%20cuando%20Haussmann,como%20tinte%20en%20coloraci%C3%B3n%20capilar.